Sexo, Problemas y soluciones

La condición de prostituta de Lilian Mathieu

/

por Vanessa Charles

/

Sin comentarios

Lilian Mathieues sociólogo y director de investigación en el Centre de la Recherche Scientifique, el Centro Max Weber y la ENS de Lyon. Está especializado en el estudio de la prostitución y los movimientos sociales.

Argumento de Lilian Mathieu

Explica en su libro La condición de prostitutaPara algunos, la prostitución es la esclavitud moderna infligida a las mujeres por una sociedad marcada por la dominación masculina. Para otros, es una simple profesión basada en la libre disposición del propio cuerpo. Los primeros piden la abolición pura y simple de la prostitución, tomando como ejemplo a Suecia, que ha optado por prohibir la sexualidad venal y penalizar a los clientes.

Estos últimos piden que el "trabajo sexual" esté plenamente reconocido por la ley, como ocurre en Holanda: desde 2000, las prostitutas pueden ejercer su oficio en establecimientos donde tienen un contrato de trabajo y acceso a la mayoría de los derechos garantizados a los empleados.
En un libro denso y bien argumentado, Lilian Mathieu, que lleva diez años trabajando sobre la prostitución, sostiene que estos planteamientos reflejan una profunda incomprensión de la realidad sociológica de la prostitución. Criticando el enfoque "miserabilista" de los abolicionistas, la socióloga demuestra que, contrariamente a sus afirmaciones, no todas las prostitutas viven bajo el yugo de un proxeneta. Pero es igual de duro con los que creen que el oficio del cuerpo puede ser una profesión como cualquier otra: el acceso a la prostitución, señala, es "en el peor de los casos una forma de coacción, en el mejor, un intento de evitar una situación aún más degradada o peligrosa". Así pues, el pragmatismo francés sigue siendo totalmente pertinente: la prostitución no está contemplada en el código penal, sino que se considera un asunto privado, y la ley se limita a castigar la solicitación y el proxenetismo.

Según Lilian Mathieu, la prostitución no es ni una esclavitud, ni una profesión, ni siquiera un mercado, sino un espacio social complejo en el que coexisten varias formas de sexualidad comercial: las prostitutas "tradicionales", que trabajan en estudios; las prostitutas de la calle, que trabajan en condiciones peligrosas; y las prostitutas "ocasionales", jóvenes drogadictas que intentan "sobrevivir a corto plazo prostituyéndose a bajo precio". Lo que tienen en común estos mundos de "relegación" es la omnipresencia de la violencia: en mayo de 1995, el 41 % de las prostitutas declararon haber sido víctimas de al menos una agresión desde principios de año.

Pero la originalidad del enfoque de Lilian Mathieu reside sobre todo en definir la prostitución como una "zona de vulnerabilidad social". Frente al empeoramiento del mercado de trabajo, la entrada en el mundo del comercio sexual es a veces, sostiene, el resultado de una limitación económica. Es el caso, en particular, de las madres solteras sin cualificación que sólo pueden acceder a prácticas o a un trabajo a tiempo parcial, de los jóvenes en movimiento excluidos del RMI o de los inmigrantes sin papeles que intentan sobrevivir.

Las propuestas esbozadas al final del libro por Lilian Mathieu se hacen eco de este análisis: al pedir que el RMI sea accesible a los menores de 25 años y que se ponga fin a las políticas represivas en materia de inmigración, la socióloga espera influir en la prostitución reduciendo la inseguridad social. Este análisis, que cambia profundamente la manera de ver la sexualidad venal, tiene sin embargo un punto débil: a fuerza de criticar el psicoanálisis y la compasión de los abolicionistas y de las asociaciones de ayuda a las prostitutas, Lilian Mathieu acaba por despreciar demasiado rápido cualquier enfoque que se interese por las trayectorias biográficas y la singularidad de las historias individuales.

LA CONDITION PROSTITUÉE de Lilian Mathieu. Editions Textuel, 208 p.

Acerca de
Vanessa Charles

Amiga (muy) cercana de Cupido y verdadera amante de las relaciones de todo tipo, soy la editora principal de Give Me Date. Respondo a tus preguntas sobre la pareja, la sexualidad y las citas y pruebo los sitios de citas para darte una opinión subjetiva sobre cómo encontrar el amor o conocer gente.

Deja un comentario